Los dispositivos móviles y los cambios de hábitos de consumo

Hablar del antes y el después de los dispositivos móviles es hablar de cambios en los hábitos de consumo. Porque antiguamente, sólo tenían teléfonos móviles aquellas persones de elevado poder adquisitivo. Más tarde, la posesión de teléfonos se instauró en empresarios y, poco a poco, en el ciudadano de a pié. Hasta tal punto que los móviles se han convertido en una especie de plaga, un “virus” que se ha instalado en nuestras vidas y de las que, ni quiere ni queremos que salga.

Hoy en día, podemos hablar de que este tipo de artilugio se ha convertido en una especie de necesidad. Es más, cuando no lo tenemos, nos sentimos vacíos. Lo hacemos servir tanto personalmente como profesionalmente: para hacer llamadas urgentes o  banales, para enviar e-mails de trabajo, para “whatsappearnos” con los colegas, para mirar noticias, para TODO. Estos dispositivos se han convertido en nuestro ordenador, nuestra agenda, nuestra cámara de fotos, nuestro modo de socializar.

Estamos y necesitamos nuestros teléfonos las 24h de los 365 días del año y esto, ha hecho que los hábitos de consumo hayan cambiado. Un móvil nos sirve para todo y ha hecho que otros “aparatos” los hayamos dejado de banda. ¿Cuántos de vosotros utiliza igual que antes el ordenador de mesa desde que tiene móvil? ¿Cuántos se dejan la cámara en casa porque ya llevan el teléfono? En definitiva, ¿cuántos de vosotros no tiene un smarthphone?

Las respuestas, hablan por si solas. Porque en sus inicios un teléfono sólo llamaba y, ahora, sólo le hace falta andar. Pero… todo llega. O eso dicen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *