Hoy triunfa la publicidad que no parece publicidad

Siempre hemos hablado que el boca-oreja ha sido y es el factor que mueve a las personas a comprar un producto. La recomendación de un amigo o un conocido es normalmente el 95 % de una compra.

Hoy en día se calcula que el público recibe entre 2.000 y 3.000 impactos publicitarios del cual solo retenemos un 5 %. Estamos frente un bombardeo de publicidad del cual solo recordamos un 5%, es decir, prácticamente nada. Es por eso, que se dice que triunfa la publicidad que no parece publicidad, aquella que aún siendo percibida por el receptor no la percibe como un impacto publicitario. La clave es transformar un anuncio en una historia recordable, es decir, sorprender al público mediante una experiencia agradable. Las personas nos acordamos de una cosa si de ello obtenemos un resultado satisfactorio.

Desde la aparición de la era digital, la publicidad en la red también se genera mediante el boca-oreja, denominado Buzz en el mundo 2.0. Ahora el consumidor no solo recibe impactos, sino que también los gestiona y los crea. La figura del consumidor sigue recomendando o no una marca pero a un nivel mucho más elevado ya que el boca-oreja antes solo llegaba a pocas personas y hoy en día el Buzz puede llegar a millones de personas en tan solo unos segundos.

Si queremos que nuestra publicidad triunfe en el mundo 2.0 hemos de procurar crear mensajes agradables que no parezcan publicidad y atraiga la atención de nuestro público objetivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *