El Internet de las cosas aplicado al turismo

La tecnología está presente actualmente en todos los ámbitos de nuestro día a día, en nuestra rutina, en la forma de relacionarnos, de movernos, de vivir. Las redes sociales y los nuevos medios tecnológicos se han convertido en partes esenciales de la sociedad y avanzan a pasos agigantados haciéndose un hueco en cada hogar y en cada familia. Hoy nos queremos centrar en esa tecnología, en el Internet de las cosas, que ha llegado a nuestras vidas para quedarse y en cómo esta modificando la forma de trabajar del sector turístico, en particular.

El Internet de las cosas aplicado al turismoActualmente todo se ha digitalizado y gracias a esta tecnología podemos acceder a sitios inimaginables y conocer productos o servicios sin tenerlos físicamente junto a nosotros. Es por ejemplo lo que realizan muchas empresas hoteleras que han puesto a disposición del cliente la posibilidad de acceder y conocer habitaciones y espacios de hoteles sin tener que entrar en ellos de forma real. De esta forma, muchas empresas pueden realizar campañas totalmente personalizadas a sus clientes y ofrecer experiencias nuevas y mejoradas. También utilizan esta tecnología para el mantenimiento de muchos de sus servicios e instalaciones. Las posibilidades son múltiples al igual que los beneficios que aportar esta digitalización.

El Internet de las cosas también está presente en otros sectores como en las aerolíneas donde ya se monitoriza el desempeño de algunos motores de aviones. Además, pueden reunir información a tiempo real con datos de vuelos, sistemas, así como prevenir posibles problemas de mantenimiento y optimizar el combustible.

Sin duda, esta tecnología ha llegado para hacernos la vida más fácil. Avanza a pasos agigantados y muchas empresas ya aprovechan sus posibilidades para ofrecer un plus de calidad a su público. Aunque a día de hoy, aún se desconocen todos los beneficios que puede aportar el internet de las cosas a la sociedad, su éxito parece más que garantizado y de momento, no hay límites en cuanto a su desarrollo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *