¿Cómo influye el neuromarketing en el consumo?

El neuromarketing hace referencia a la combinación del marketing con la neurociencia, es decir, es el estudio de la conducta del individuo debido a los efectos de la publicidad o comunicación. Se trata de una ciencia que analiza nuestras acciones y cómo se han generado. Su objetivo principal es predecir nuestro comportamiento y nuestras decisiones finales de compra en base a toda una serie de estímulos a los que reaccionamos de diferente forma.

El neuromarketing es un aliado clave en el marketing y el consumo, y muchas empresas apuestan por estas técnicas a la hora de acercarse al público e incitar así las decisiones de compra. El neuromaketing estudia la atención, la memoria y los niveles de emoción que los consumidores presentan ante diversos estímulos publicitarios. De esta forma, las empresas pueden optimizar sus ventas al conocer cuáles son las preferencias de los usuarios. Las compañías desarrollan estrategias complementarias al marketing tradicional, y los expertos analizan el comportamiento del individuo con tecnologías habituales para la medición de nuestra actividad cerebral, como la encefalografía, resonancia magnética funcional o la tomografía.

¿Qué es el neuromarketing?

cincodias.com

Pero, pese a la complejidad que puede presentar el término a simple vista, hoy en día existen muchos ejemplos de estrategias enfocadas al neuromarketing con el objetivo de atraer al consumidor a través diversos estímulos y sensaciones. Estrategias simples como puede ser el hecho de saber dónde colocar un artículo en un escaparate en función del movimiento de nuestros ojos ante elementos visuales o productos colocados en determinadas zonas de un supermercado (al final, en la caja…).

Otros ejemplos cotidianos hacen referencia a los olores, como es el caso de los casinos que presentan un cierto aroma a limón para activar partes de nuestro cerebro que inducen al riesgo. En tiendas de ropa se suele utilizar música rítmica, de fiesta y muchas veces la ropa está desordenada y en montones, ya que eso se interpreta como una forma de conseguir precios económicos. Por contra, en los supermercados predomina la música lenta para provocar que el consumidor dedique más tiempo a la compra. Los colores y formas también influyen y por ello en muchos juegos móviles destacan los colores vivos y las formas redondeadas.

Son solo algunos de los ejemplos de una ciencia que es capaz, cada día más, de predecir el comportamiento humano ante diferentes estímulos y sensaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *